Origen y actualidad del proceso en ONU

En diciembre 2011, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) inició un proceso de diálogo global con el lema “el futuro que queremos”, preparatorio al 2015, fecha límite para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) establecidos a nivel mundial partir de la Declaración del Milenio del año 2000.  El marco y los principios generales de este proceso quedaron establecidos en el Informe anual del Secretario General de la ONU de 2011, titulado “Acelerar el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio: opciones de crecimiento sostenido e inclusivo y cuestiones relativas a la promoción de la agenda de las Naciones Unidas para el desarrollo con posterioridad a 2015”.

En dicho informe se perfiló un proceso de consulta que debería ser inclusivo, abierto y transparente, con participación de múltiples actores, que utilizara los mecanismos establecidos a nivel mundial, regional y nacional, así como los procesos necesarios para garantizar que las deliberaciones incorporaran las lecciones aprendidas y las experiencias de todos los actores: “La reflexión de una agenda de desarrollo post 2015 debe partir de un análisis completo, profundo y amplio sobre la actual agenda de desarrollo, sus enfoques y lo que ha funcionado y lo que no; además, será importante abordar nuevos retos de desarrollo (derechos humanos, buen gobierno, sostenibilidad, etc.) así como las aspiraciones y prioridades actuales de los ciudadanos para el futuro.”

La ONU exhortó desde entonces a los diferentes actores a reflexionar y deliberar sobre el “Marco de Desarrollo Post-2015”, involucró en la tarea a sus diferentes Agencias y encomendó al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)  -que preside el Grupo de Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDG, por sus siglas en inglés)-  a dirigir el proceso impulsando diversos  diálogos y consultas sectoriales y temáticas a nivel mundial, regional y nacional.

En el proceso de deliberación sobre el futuro marco de desarrollo mundial, la ONU hizo un llamado a la participación de la sociedad civil organizada y de la ciudadanía en general; planteó inicialmente un proceso de consultas nacionales en 50 países,  y encomendó a la Campaña del Milenio de Naciones Unidas facilitar la participación de la sociedad civil en el proceso. Es entonces cuando plataformas internacionales como Beyond 2015  (“Más allá del 2015”) -campaña global de sociedad civil en pro de un marco post Objetivos del Milenio- y el Llamado Mundial a la Acción contra la Pobreza (GCAP, por sus siglas en inglés), sumaron esfuerzos con la Campaña del Milenio para ampliar el número de países de consulta, convocar a organizaciones y redes de sociedad civil a postularse para organizarlas, y generar una guía para facilitar las deliberaciones nacionales y la incidencia en el proceso global. De este modo, pudieron desarrollarse consultas en 30 países más, incluido México.

El Secretario General de la ONU estableció en 2012 un Panel de Alto Nivel de Personas Eminentes sobre la Agenda de Desarrollo Post-2015 (PAN o HLP por sus siglas en inglés) cuyo mandato fue generar un informe con recomendaciones relativas a la visión y la forma de una nueva agenda de desarrollo, y de cómo construir y mantener un amplio consenso político sobre un Programa de Desarrollo post-2015 en torno a tres dimensiones: crecimiento económico, equidad social y sostenibilidad ambiental.  Las recomendaciones y demandas que se recogieron durante el proceso de consultas nacionales y de otros procesos en marcha como las consultas temáticas y regionales fueron derivadas también al Panel de Alto Nivel de Naciones Unidas, el cual entregó su Informe “Una nueva alianza mundial: erradicar la pobreza y transformar las economías a través del desarrollo sostenible” al Secretario General en mayo de 2013.

Paralelo al proceso de la Agenda de Desarrollo Post 2015, se desarrollaban los trabajos hacia la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible que tuvo lugar en junio de 2012 en Brasil, a veinte años de la llamada Cumbre de la Tierra realizada en Río de Janeiro, Brasil en 1992. Uno de los principales resultados de este proceso conocido como Río + 20 fue el documento final A/RES/66/288: “El futuro que queremos”, en el cual los Estados reconocieron que “un marco institucional internacional mejor y más eficaz debe ser compatible con los Principios de Río, basarse en el Programa 21 y el Plan de Aplicación de las Decisiones de Johannesburgo y sus objetivos sobre el marco institucional para el desarrollo sostenible, contribuir al cumplimiento de los compromisos contraídos en los resultados de las conferencias y cumbres de las Naciones Unidas en las esferas económica, social, ambiental y esferas conexas, y tener en cuenta las prioridades nacionales y las estrategias y prioridades de desarrollo de los países en desarrollo.” También reconocieron que a tres años de que concluyera el plazo previsto para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en 2015, la pobreza sigue aumentando en algunos países y hay diversos desafíos en materias como seguridad alimentaria, nutrición, agua y saneamiento, salud, empleo, energía, cambio climático, entre otros.

Asimismo, resolvieron “establecer un proceso intergubernamental inclusivo y transparente sobre los objetivos de desarrollo sostenible que esté abierto a todas las partes interesadas con el fin de formular objetivos mundiales de desarrollo sostenible, que deberá acordar la Asamblea General”. El proceso del grupo de trabajo abierto (GTA) que acordaron establecer debía contar con las perspectivas y experiencias de los actores interesados, expertos de sociedad civil, la comunidad científica y el Sistema de las Naciones Unidas, derivar en un informe a presentarse a la Asamblea General de la ONU en su sexagésimo octavo período de sesiones, y “ser coordinado y coherente con los procesos relacionados con la agenda de desarrollo con posterioridad a 2015.” En agosto de 2014 fue remitido a la Asamblea el “Informe del Grupo de Trabajo Abierto de la Asamblea General sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible” (A/68/970) dando cuenta de los trabajos realizados desde su establecimiento y exponiendo un conjunto de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con sus respectivas metas, y que al ser adoptado por la Asamblea General, constituyen la base para consensar la nueva agenda de desarrollo mundial.

En diciembre de 2014, el Secretario General de la ONU presentó su Informe de síntesis sobre la agenda de desarrollo sostenible después de 2015: “El camino hacia la dignidad para 2030: acabar con la pobreza y transformar vidas protegiendo el planeta” (A/69/700). Ese mismo mes se dieron a conocer las fechas de las reuniones del proceso de negociaciones intergubernamentales sobre la agenda para el desarrollo después de 2015 (A/69/L.44), así como las “Modalidades del proceso de negociaciones intergubernamentales” (A/69/L.46), que si bien se revisarán según sea necesario, establecieron una hoja de ruta indicativa, previa a la Cumbre programada para el 21-23 de septiembre de 2015:

-del 19 al 21 de enero de 2015: días de balance;
-del 17 al 20 de febrero de 2015: días para abordar el tema de la declaración;
-del 23 al 27 de marzo de 2015: días para tratar los objetivos y metas de desarrollo sostenible (posteriormente se especificó que introduciría el tema de los indicadores);
-del 20 al 24 de abril de 2015: días para abordar medios de ejecución y la alianza mundial para el desarrollo sostenible;
– del 18 al 22 de mayo de 2015: días para tratar cuestiones del seguimiento y examen;
-del 22 al 25 de junio de 2015: cuatro días de negociaciones intergubernamentales sobre el documento final;
– del 20 al 24 de julio y del 27 al 31 de julio de 2015: diez días de negociaciones intergubernamentales sobre el documento final.

Las modalidades establecen que el documento final sobre la agenda para el desarrollo después de 2015 “deberá ser aprobado por consenso” y que los diálogos interactivos de la Cumbre tendrán como tema general: “Transformar el mundo haciendo realidad la agenda para el desarrollo después de 2015”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>