BeyodRojo

Señales de alerta de Beyond 2015 para las negociaciones sobre post-2015

Señales de alerta de Beyond 2015 para las negociaciones sobre post-2015

La agenda post-2015 ayudará a guiar las prioridades políticas durante los próximos quince años. Esto es una oportunidad única en nuestra generación. Mientras los líderes se preparan para la fase final de las negociaciones intergubernamentales, Beyond 2015 llama a un nivel más alto de ambición y presenta las señales de alerta para asegurar que la agenda post-2015 se adapta a los objetivos: permitiendo la coherencia y priorizando la acción, asegurando el compromiso a actuar, y garantizando la responsabilidad de la acción y la rendición de cuentas.

Las señales de alerta de Beyond 2015 reflejan las posiciones de las áreas prioritarias. Pese a que temas como la salud, la erradicación de la pobreza y la educación son críticos para la agenda post-2015, no se perciben retos para su inclusión y por tanto, no creemos necesario dar la señal de alerta con respecto a estos temas.

Señal de alerta: la igualdad

  1. Las inequidades y desigualdades sociales, políticas, económicas y espaciales no son un resultado inevitable del progreso. La igualdad y la equidad deben ser incorporadas en el centro de la agenda post-2015 – debe haber un compromiso específico por el que ningún propósito deba ser considerado logrado a menos que se logre para todos los grupos económicos y sociales. Nadie debe quedar dejado atrás por motivos de género, edad, discapacidad, renta, geografía, etnia u otras características, y los datos estadísticos deben ser desagregados para que pueda reflejar esto.
  2. La agenda post-2015 debe dirigirse también a las inequidades y desigualdades en las estructuras fundamentales de poder. Debe medir y dirigirse a las desigualdades económicas entre los más ricos y los más pobres, y reducir las diferencias extremas entre los quintiles superiores e inferiores de la población, tanto dentro como entre países, incluyendo mediante sistemas progresivos de impuestos y mecanismos de redistribución a nivel nacional e internacional. Esto debe permanecer como un objetivo independiente, y establecerse como corriente principal a lo largo del marco.
  3. Los impactos de la degradación medioambiental, el cambio climático y los patrones insostenibles de consumo y producción que incrementan las inequidades y desigualdades deben ser reconocidos y abordados. El acceso equitativo y la gestión participativa de los recursos (incluyendo servicios naturales, financieros y de ecosistema), especialmente para comunidades indígenas y rurales, debe ser garantizado.Señal de alerta: los derechos humanos

1. Objetivos, metas e indicadores de la agenda post-2015, así como sus mecanismos financieros y sus marcos de monitorización y de rendición de cuentas deben reflejar y expresar un compromiso claro a las normas, estándares y obligaciones de los derechos humanos. La agenda post-2015 debe asegurar el completo espectro de los derechos humanos – incluyendo el derecho al desarrollo, a la

información, medios de comunicación libres y la protección de las capacidades de la sociedad civil

para organizarse e involucrarse.

  1. Los derechos legales, políticos, sociales y económicos completos de la mujer han sido ensalzadosen acuerdos internacionales durante más de tres décadas, y sin embargo el mundo sigue fallando en conseguir un progreso adecuado. Sin el respeto y la realización de dichos derechos, incluyendo la influencia igualitaria en todas las formas de toma de decisión, igualdad de derechos al acceso de recursos económicos propios, finanzas, propiedad y tierra, herencia y crédito, así como el reconocimiento completo de los derechos sexuales y reproductivos, no podremos conseguir la igualdad de derechos de género.
  2. La agenda post-2015 debe garantizar el derecho de las comunidades indígenas al consentimiento libre, previo e informado y a la toma de decisiones sobre la extracción de los recursos naturales de sus suelos y territorios.Señal de alerta: el planeta
  1. La agenda post-2015 debe posibilitar que todas las personas tengan una buena calidad de vida, dentro de la parte justa de los recursos del planeta. La agenda post-2015 debe satisfacer las necesidades de los más pobres del planeta, quienes tienen un consumo por debajo de sus necesidades y a quienes les es negado su parte justa de los recursos del planeta, y debe enfrentar la sobre consumición de muchos países.
  2. La agenda post-2015 debe asegurar que todos los subsidios por la consumición y producción de combustibles fósiles sean completamente eliminados para el año 2030, mientras que se protege a poblaciones vulnerables y de renta baja de sus impactos negativos y se prioriza su acceso a fuentes de energía limpias, seguras, asequibles y sostenibles.
  3. La agenda post-2015 debe demostrar coherencia mediante una integración equilibrada de las dimensiones medioambientales, económicas y sociales en cada objetivo, reflejando así las interconexiones entre el medioambiente y todos los aspectos de nuestra vida.
  4. La agenda post-2015 debe expresar el compromiso hacia el cambio climático, respetando el principio de las Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas. Debe mantener el calentamiento global por debajo del incremento del 1.5/2 grados centígrados, e incluir medidas para abordar los efectos del cambio climático.Señal de alerta: la participación
  1. La participación de las personas, las Organizaciones de la Sociedad Civil y los movimientos sociales que articulan sus prioridades, deben ser garantizadas en TODAS las fases previas y posteriores de la Cumbre post-2015 de Septiembre 2015 – el diseño, implementación y monitoreo de la agenda post-2015.
  2. La participación debe ser reconocida como un fin en sí mismo en la agenda post-2015, catalizando un cambio a una gobernanza más participativa y responsable a todos los niveles que asegure una oportunidad para todas las personas a participar de forma significativa en el diseño, implementación y monitoreo de políticas y programas públicos a nivel local, nacional e internacional.

Señal de alerta: la rendición de cuentas

  1. Una verdadera rendición de cuentas es más exhaustiva que un sistema de monitoreo y de informes. El marco post-2015 debe estar basado en un mecanismo de rendición de cuentas robusto y exhaustivo, incorporando compromisos para monitorear, evaluar y reportar el progreso, compartir aprendizajes y conocimientos, y construir capacidades. Debe abordar el “quién”, el “para qué” y el “cómo” de la responsabilidad.
  2. La agenda post-2015 debe ser verdaderamente universal: todos los países tienen la responsabilidad de alcanzar todos los objetivos dentro de sus propios países así como contribuir al progreso más allá de sus fronteras. La agenda post-2015 debe aplicarse a todos los países, a todos los actores y a todas las personas.
  3. Una fuerte rendición global de cuentas puede venir únicamente de una fuerte rendición local de cuentas, lo que significa que la responsabilidad debe ser hacia las personas. El marco de rendición de cuentas de la agenda post-2015 debe incluir direcciones claras para que los gobiernos provean un ambiente propicio para que todas las personas y sus organizaciones pidan responsabilidad a los gobiernos.
  4. La agenda post-2015 debe establecer una fuerte responsabilidad medioambiental y de derechos humanos desarrollando un criterio específico ex ante, basado en derechos humanos y estándares medioambientales para determinar si un actor del sector privado específico es adecuado para colaborar en la persecución de los objetivos de post-2015, para que las empresas rindan cuentas de su impacto sobre los derechos humanos y el medioambiente, y para prever cualquier impacto negativo. También debe introducir evaluaciones independientes y obligatorias, la presentación de informes periódicos de carácter público sobre los derechos humanos y las evaluaciones del impacto en el desarrollo sostenible de los gobiernos, empresas e instituciones internacionales financieras, en temas como la agricultura, extracciones, impuestos, comercio y finanzas.Señal de alerta: la economía

1. El pilar económico de la agenda post-2015 debe contribuir al re-examen de la actual dependencia del crecimiento económico sostenido. La agenda post-2015 debe así establecer el alejamiento del PIB como una medida de progreso de un país a una medida basada en el Estado del Bienestar, que refleje los elementos de los tres pilares de un desarrollo sostenible.

Señal de alerta: la paz

1. La agenda post-2015 debe abordar el hecho de que los conflictos violentos, la inseguridad y el abuso tienen consecuencias para los resultados del desarrollo sostenible en todas partes. Las metas para la reducción de esta violencia son esenciales, pero la agenda post-2015 debe abordar los ejes impulsores de esta violencia, incluyendo metas para el acceso a la justicia, reduciendo la corrupción, promocionando la participación en la toma de decisiones y apoyando la libertad civil y política. Las metas deben abordar los factores globales que llevan a la violencia, incluyendo el flujo irresponsable e ilícito de armas, finanzas y las mercancías de los conflictos, y el comercio ilícito de drogas.

EquipoPueblo

ALIANZA REGIONAL Y ALIANZAS ESTRATÉGICAS

La Agenda Regional del Desarrollo Post 2015 y las Alianzas Estratégicas1
Laura Becerra Pozos

I. El Punto de Partida: El marco del debate sobre el desarrollo
En principio importa reconocer que la crisis global indica, entre otras cosas, que el modelo económico, que aún se aplica en los países de la región Latinoamericana y del Caribe, está cuestionado y amerita una revisión en razón de los paradigmas sobre el desarrollo que hoy se debaten y se proponen como referentes para el marco de la Agenda Post 2015, particularmente desde los espacios locales- comunitarios y las OSC promotoras del desarrollo, que le atribuyen varias dimensiones y le dan un contenido de sustentabilidad.

No es aceptable que a pesar de los acuerdos y compromisos que reconocen la interconexión entre el desarrollo y los derechos humanos, prevalezca un desfase o falta de armonización entre ambos. En voz de Alicia Barcena, de la CEPAL, la igualdad y la desigualdad, tanto de activos como de derechos, se ven condicionadas de manera relevante por la estructura productiva, el desarrollo tecnológico, las brechas del mundo laboral, la organización territorial, el desarrollo de capacidades, la protección social y la participación política. 2

El desarrollo, comprendido como proceso de cambio social, político y económico, requiere de un buen funcionamiento de las instituciones, pero también implica una reestructuración de valores y actitudes. Como lo presentó el politólogo mexicano Rolando Cordera en la CEPAL, no solo en lo social se juega lo social; la igualdad debe ser tomada como derecho y principio ético. Recordó que el “derecho al desarrollo”, antecede a la ola actual de universalización de los derechos humanos, es inseparable de la justicia social. (Cordera, 2014)

Pero adicional o complementariamente a la universalidad de los Objetivos del Desarrollo, los Estados-Nación deben asumir su rol de promotor y garante de los derechos humanos en el desarrollo nacional y en los espacios regionales-locales. En tal sentido, las garantías de los Derechos Humanos estarán aseguradas por los Estados, en la medida que existan políticas públicas que los protejan; para lo que será necesario acordar que las propuestas para el Post 2015, son acciones públicas que tienen que implementar los Estados, en el marco de las garantías básicas, para el cumplimento de derechos.

De otro lado, el crecimiento económico aunque sea rápido y sostenido, lo que en sentido estricto no está ocurriendo por ahora en la mayor parte de los países de América Latina y El Caribe (ALyC), no es garantía o facilitador del logro de los Objetivos del Desarrollo. Como lo hemos asentado, desde la Campaña Beyond 2015, el crecimiento no resuelve las desigualdades, sino se acompaña de la redistribución de la riqueza y el acceso de los recursos, de cara a un futuro justo y sostenible. No es aceptable que se siga colocando la idea de crecimiento económico como equivalente al desarrollo económico inclusivo o al desarrollo sustentable, que tiene otra perspectiva e incorpora los derechos individuales y colectivos.

Importa insistir en que la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), en nuestros países –ALyC-, sigue siendo fundamental, a pesar de que la mayor parte de ellos –por diversas razones- y con indicadores cuestionados, se ganaron el estatus de países de renta media–alta, o de ingresos medios,3 cuando en prácticamente todos la desigualdad o las brechas sociales, se mantienen e incluso profundizan. No parece haber motivos sólidos para la eliminación de la cooperación Norte- Sur.

Aun cuando se reconozcan los recientes progresos en América Latina y el Caribe, sigue siendo la región con la peor distribución del ingreso en el mundo, a lo que se suman las brechas sociales, entre ellas las de desarrollo de capacidades, en la inserción en el mundo del trabajo y en el acceso a los sistemas de protección social, así como las de territorio, género, etnia y generaciones, y en el acceso al poder. (Barcena, 2104)

Preocupa aún la violencia y el tráfico ilegal de personas. El progreso en materia de derechos humanos e igualdad de género en la agenda de desarrollo requiere dar atención especial a los derechos sexuales, reproductivos, políticos, económicos, sociales y culturales que están interrelacionados y son indivisibles. (Nilo, 2014)

La evidencia acumulada demuestra que la desigualdad pone en riesgo la estabilidad económica, social y política, promueve los valores de estatus, poder y jerarquía, por encima de los de cohesión social y comunidad, al tiempo que olvida que todo el mundo se beneficia de sociedades más igualitarias. Esta fue una omisión importante en los ODM, y sin una hoja de ruta para reducir la extrema desigualdad de ingresos dentro y entre los países, el siguiente conjunto de objetivos globales corren el riesgo de fracasar. (Becerra, 2013)

Una Agenda del Desarrollo, -con indicadores claros de medición- no puede pensarse al margen de los presupuestos públicos en todos los niveles de gobierno, ya que son el principal instrumento del desarrollo, particularmente en lo local (sub regional). Es ahí donde se mostrará la efectividad de un desarrollo realmente inclusivo.

La financiación, por tanto, es de gran importancia para el éxito de la agenda post-2015. Expertos internacionales indican que será necesario invertir el 4% anual del PIB en las economías en transición durante un mínimo de 20 años. Sin embargo, la idea de la movilización de recursos internos, la ayuda y el capital privado (procedente de los principales fondos de pensiones, fondos de inversión, fondos soberanos, corporaciones privadas, bancos de desarrollo y otros inversores), sugiere una apuesta ya conocida en materia de financiación y desarrollo, en lugar de explorar modelos más innovadores como la propuesta de impuesto sobre las transacciones financieras. No es recomendable suponer-proponer que el sector privado debe ser la principal fuente de financiación en el post-2015.

Una visión completa como esa requiere de un acuerdo muy ambicioso, que pueda ofrecer las amplias opciones de financiación disponibles a países de ingresos bajos y medios. Mientras hoy los debates apuntan a “El mundo que queremos”, también se debe llegar a un acuerdo sobre cómo ejecutar ese mundo que queremos. La Alianza Global concebida en el Objetivo del Milenio número ocho está llamada a existir; podemos encontrar su importancia en el informe del Panel de Alto Nivel de Personas Eminentes. (CEPEI, 2014)

Desde la perspectiva de CEPEI, la Alianza Global 2105, debe incorporar temas que trasciendan la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) y la cooperación como han sido concebidas antes. Busán debatió sobre el desarrollo e involucró a actores no oficiales, como las OSC y el sector privado, evolución que quizá agudizó las diferencias o conflictos en vez de reducirlos.

Por tanto la Alianza Global para la Cooperación Eficaz al Desarrollo, post Busán, pareciera enfrentar más retos que condiciones favorables para constituirse en una estructura con fuerza o influencia política necesaria para coordinarse con países en desarrollo claves y espacios multilaterales que deben convencerse de las nuevas formas de financiación al desarrollo. “Los países no miembros de la OCDE, con una mayor influencia visible en los temas del desarrollo, instintivamente buscan rutas alternas, en vez de construir sobre bases establecidas por el grupo tradicionalmente dominante de países desarrollados miembros de la OCDE.” (CEPEI, 2014)

II. ¿Cómo va México? Los avances y los desafíos

El gobierno mexicano tiene una valoración favorable sobre sus avances en el cumplimento de los ODM, dice que se ha mantenido activo en el seguimiento del proceso global y el debate promovido por el Sistema de Naciones Unidas. En sus declaraciones el pasado mes diciembre de 2013, destaca que de hecho desde el 2005, cuando realizó el primer informe, hasta el presente, México ha logrado avances importantes en todos los Objetivos y Metas del Milenio, producto de las políticas y programas dirigidos a la población en los distintos ámbitos del desarrollo. Más aun el gobierno de México incorporó metas adicionales a las que denominó Metas Más allá del Milenio (MMM), algunas referidas al combate a la pobreza y el hambre, así como para el logro de eficiencia terminal en preescolar y secundaria.

Ha relevado en la construcción de la Agenda a los Pueblos Indígenas y la Migración Internacional considerados en el Informe. Cabe recordar que la consulta “Realizando el Futuro que Queremos en América Latina y el Caribe: Hacia una Agenda de Desarrollo Post-2015” (17-19 de abril 2013, Guadalajara, Jalisco) envió mensajes sobre la inclusión de la Migración Internacional en las discusiones y negociaciones de la Agenda de Desarrollo Post-2015, e hizo un llamado a que dicha agenda busque atender la desigualdad e incluir las voces de los Pueblos Indígenas. Organizó la consulta “Energía y la Agenda de Desarrollo Post-2015: El futuro de América Latina y el Caribe” (marzo 20 y 21 de 2013 en Mérida, Yucatán), en la que actores no gubernamentales de México, Centro y Sudamérica y el Caribe, debatieron sobre la inclusión del tema de la energía en el marco de la definición de la nueva agenda internacional de desarrollo posterior al 2015.

En el Informe de Avances 2013, integrado por el Gobierno de la República de México, el mensaje inicial del Presidente, presenta los desafíos que tiene el país: “Somos conscientes de que los Objetivos de Desarrollo del Milenio apuntan hacia una agenda mínima y no constituyen la respuesta a todos los problemas, ni resuelven todas las necesidades de la población. Si bien México cumplió con las metas establecidas contra la pobreza extrema y el hambre, estableciendo así un piso mínimo del cual partir, el Gobierno de la República considera que los resultados obtenidos aún no son los deseados por todos los mexicanos. Por lo anterior, mi gobierno está comprometido a mejorar las condiciones sociales y económicas de las familias con menos ingresos.” (Gobierno de la República, 2014) Marcia de Castro, Representante Residente del PNUD en México, considera que la mayoría de las metas parecen alcanzables en México. Sin embargo, también anota algunos temas pendientes que deberán ser integrados de manera contundente en la agenda de desarrollo nacional, relacionados con: i) La Reducción de la pobreza; ii) Un México Incluyente; iii) El pleno empleo, iv) Amplia cobertura de la educación primaria para niños y niñas; v) Igualdad de género; vi) Salud; vii) Sostenibilidad del medio ambiente; viii) Alianza mundial.

Al realizar una valoración de los indicadores con los especialistas de las instituciones responsables del seguimiento de cada uno de ellos, y con base en las metas planteadas al 2015, se observó que 38 indicadores ya se han cumplido (74.5%); cinco están avanzando favorablemente y se espera cumplirlos en 2015 (9.8%); cinco registran un progreso insuficiente (9.8%); dos se encuentran en una situación de progreso estancado o deterioro (3.9%) y para un indicador no se dispone de información temporal suficiente para realizar una valoración de su evolución. Es decir, que para el año 2012 se tiene un balance positivo, en el cual un 84.3% de los indicadores tienen ya una alta probabilidad de cumplirse en 2015. (INEGI, 2014)

Captura de pantalla 2014-11-10 a las 8.22.40

En las Reflexiones finales del Informe, sobre la Agenda Post-2015, se espera una agenda de desarrollo incluyente: “Nos encontramos en un momento emblemático para decidir, entre todos los países, el mundo que heredaremos a las próximas generaciones. Esta nueva etapa fue precedida, por un periodo de consultas a nivel global, regional y nacional, cuya magnitud y nivel de participación no tuvieron precedente.” México ha sostenido en distintos foros, la importancia de impulsar una discusión abierta e incluyente, convencido de la oportunidad que representa construir una nueva estructura para impulsar la prosperidad de todos los ciudadanos del mundo a través del establecimiento de una nueva agenda de desarrollo, en la cual se tomen en cuenta las visiones de la sociedad civil, el sector privado y la academia.

En una de las cinco áreas -para los grandes cambios- que recupera el gobierno en su Informe, recuerda la necesidad de “…una nueva asociación mundial, basada en un espíritu de solidaridad, cooperación y responsabilidad compartida tomando en cuenta las respectivas capacidades. Un nuevo espíritu de solidaridad, cooperación y responsabilidad mutua debe respaldar la agenda post-2015. Una nueva alianza deberá estar basada en una comprensión mutua de nuestra humanidad compartida, apoyando así el respeto mutuo y el beneficio mutuo.” (Gobierno de la República, 2014)

En efecto los avances de México son importantes y también los ejercicios de consulta a diversas expresiones de la sociedad civil, tanto nacional como de países de América Latina realizados en el 2013. Sin embargo, desde quienes participamos en la Campaña Beyond 2015, identificamos algunas limitaciones relacionadas con el marco (alcance y dimensiones) del desarrollo y los enfoques y valores indispensables; la determinación de las mediaciones para los nuevos objetivos, de cara a la Agenda de Desarrollo Post 2015; así como en torno al papel de las OSC y el ambiente propicio o favorable para una participación de calidad, no solo vista como contraloría social, sino también en la construcción del Marco de la Agenda de Desarrollo Post 2015. En ese sentido los dos siguientes apartados se hacen algunas valoraciones y se ofrecen recomendaciones no solo para México sino para la región latinoamericana.

 

III. Las mediaciones para el progreso de la Agenda del Desarrollo y los Actores-Factores clave
Los resultados de Más allá, de la investigación participativa, con las personas afectadas por la pobreza y la marginación, han mostrado que generalmente no se benefician de las intervenciones destinadas a combatir la pobreza, incluidos los ODM. Si se quiere alcanzar el desarrollo sostenible verdaderamente inclusivo, se deben incluir explícitamente a los más pobres y los más vulnerables en todas las metas. Las personas que viven en la pobreza han enseñado que no quieren caridad; quieren capacidad de funcionar. Para ellas, el desarrollo sostenible debe estar “centrado en las personas”; basado en el respeto de la reivindicación de igualdad de todos, el derecho y la libertad para prosperar y florecer.

Dada la experiencia de más de 30 años de las OSC en América Latina y El Caribe (ALyC), en el impulso del desarrollo social o sustentable, se han producido modelos de procesos locales, en el ámbito rural-comunitario y el urbano popular, que han mostrado su viabilidad, en buena medida por el reconocimiento y fortalecimiento de la diversidad de actores comunitarios que son al final los actores-factores del desarrollo.

Se trata de procesos con distintos componentes, entre ellos el de las alianzas entre autoridades municipales, organizaciones sociales-comunitarias, ONGs y los actores económicos locales, que reconocen que es en lo local donde se generan los diagnósticos situacionales, la articulación de actores y las propuestas de políticas públicas viables. Las OSC han sido parte fundamental en la consolidación de la democracia y la ciudadanía. Recuperar y revalorar esas experiencias o modelos alternativos de participación democrática multiactoral, favorecería la definición colectiva de objetivos, así como de las diversas estrategias para su implementación efectiva.

Pero paradójicamente, en esos mismos países de ALyC se están experimentando procesos y proyectos de explotación de los recursos naturales (reprimarización) concedidos a la iniciativa privada, que se implementan con impunidad, sin reconocer el derecho de las comunidades a la tierra y el territorio, sin respetar el derecho a la consulta libre, previa e informada, que se presentan como proyectos de desarrollo, pero que no necesariamente hacen parte de los planes gubernamentales de los municipios-entidades y menos aún se proponen un desarrollo inclusivo.

Es así que en los espacios locales o comunitarios donde se han revisado los aportes que pueden hacer al desarrollo, destacan las siguientes recomendaciones:

  • Adoptar- propiciar políticas y estrategias integrales, coherentes y sostenibles que recuperen los conocimientos, habilidades y capacidades de las comunidades y los territorios que habitan.
  • Asegurar la gobernabilidad democrática, que implica la participación de todas y todos como sujetos de derechos y deberes, así como de una ciudadanía informada para generar espacios de reflexión con capacidad para proponer soluciones.
  • Garantizar la participación de la Sociedad Civil en lo público, generar y formalizar mecanismos para fortalecer su capacidad de incidencia política, como promotores de bienes públicos, para ejercer control social y como actores que contribuyen también al diseño de medidas y políticas públicas.
  • Fortalecer capacidades en los territorios, entre los diferentes actores que hacen parte de las comunidades, esto es, autoridades locales, organizaciones sociales, ONG, entre otros. La descentralización debe garantizar un desarrollo eficaz y equitativo en los territorios.
  • Reconocer la diversidad del territorio y la cultural, así como las implicaciones que tiene en el impulso del desarrollo. No se pueden establecer metas e indicadores comunes para el país y la región.
  • Avanzar hacia un concepto de desarrollo con énfasis en la dignidad de la vida y el respeto por el ser humano. El desarrollo no debe estar ligado únicamente a intereses económicos de los países desarrollados, debe pensar modelos de desarrollo incluyentes, que garanticen el acceso y la igualdad de oportunidades, donde es fundamental reconocer las riquezas, capacidades y diversidad de quienes habitan los territorios. El desarrollo no se diseña desde arriba, lo construyen las personas desde lo local.

IV. Consideraciones- recomendaciones sobre las alianzas
Identificados los temas estratégicos en el marco de la Agenda del Desarrollo 2015 que aún se debate, así como considerando los medios o mediaciones para su implementación en las distintas realidades nacionales y locales, que requieren de recursos internacionales y domésticos, las alianzas en efecto son clave entre los actores involucrados o relacionados con el desarrollo y exigen de compromisos de alto nivel, por eso es que se generó una gran expectativa en la recién creada Alianza Global para la Cooperación Eficaz al Desarrollo (AGCED). En su Primera Reunión de Alto Nivel, ocurrida en México en abril de 2014, afirmaron que el compromiso que les une es: “nuestra búsqueda colectiva de desarrollo incluyente y sostenible para el mundo.”

Más allá de las declaraciones, en efecto se espera que la AGCED tenga la decisión, capacidad y fuerza para dar el contenido que se prevé a la Agenda de Desarrollo Post 2015, que no signifique retrocesos o posturas moderadas donde se pierda el horizonte que un conjunto de OSC y otros actores sociales vienen planteando desde París, Accra,

Busán, hasta México, respecto a la efectividad del desarrollo. La ayuda oficial al desarrollo es un elemento crítico en la promoción de las alianzas multi y bilaterales y deben seguir siendo una prioridad.

Los desafíos para la AGCED y otras alianzas son diversos si reconocemos otras plataformas y espacios multilaterales que se han formalizado en la historia reciente (CARICOM, SELA, SICA, ALBA Y CELAC), que tienen otras lógicas, cuyas decisiones no siempre se pueden operar, que no miran la agenda del desarrollo como prioritaria, amén del papel y peso que pueden tener los países de la región con respecto al Norte. Aun cuando hay quien percibe cambios en la geopolítica global -más bien favorables- para un Sur a la vanguardia, con presencia en el G-20 y otros espacios multilaterales. El Sur -dice CEPEI- puede decidirse a hacerse escuchar como una región y tener una mayor influencia.

A la vez es muy importante el ambiente habilitante –en sus distintas dimensiones y áreas- para favorecer la actuación de las OSC como actoras del desarrollo por derechos propio; es una condición sin la cual no se puede completar el círculo de las alianzas para el desarrollo sustentable. El entorno propicio implica al menos, la libertad de asociación y expresión; espacios formales-efectivos para la incidencia política, y opciones viables de sostenibilidad. Abarca las dimensiones jurídica, política, económica, cultural y de la cooperación.

En el mensaje de Alessandra Nilo se expresa así: En el “futuro que queremos” las alianzas con las OSC son fundamentales, son socias clave, en las definiciones ideológicas, las decisiones de políticas e implementación de la Agenda Post 2015. Por tanto, se recomienda que la nueva Agenda del Desarrollo incluya un objetivo que promueva las alianzas entre las Naciones Unidas, los Gobiernos y la Sociedad Civil en todos los niveles. 4

Pero una de las limitaciones para el desarrollo es la insificiente e inadecuada financiación. La naturaleza de la financiación para el desarrollo está bajo escrutinio, dando reconocimiento a los dramáticos cambios que han ocurrido en el panorama de la financiación internacional, desde que los ODM fueron acordados hace casi 15 años. Un ejemplo es que la AOD tradicional está bajo presión, y su importancia relativa frente a otras fuentes de financiación ha disminuido. Un ejemplo es que la AOD tradicional está bajo presión, y su importancia relativa frente a otras fuentes de financiación ha disminuido. En países de renta media, la razón AOD/PIB casi alcanza un orden de la mitad durante la primera década del siglo, mientras que el recaudo de impuestos, la inversión extranjera directa y las remesas han aumentado sustancialmente. (CEPEI, 2014)

La Alianza Global (AGCED) –respaldada por 161 países- tiene potencial, como actor importante para el apoyo de los ODS, pero no se sabe aún si la estructura y la fuerza para conseguir o facilitar las decisiones vinculadas directamente con la financiación y su impacto en el desarrollo sustentable, la movilización de recursos a nivel nacional. Más aún hay otros actores y procesos involucrados en donde las alianzas globales no acaban de definir como procederán en torno a la cooperación Norte-Sur, la cooperación Sur-Sur, la cooperación triangular; la indispensable regulación del sector privado (marco normativo) y sus “inversiones” para el desarrollo. Cómo darán el peso y recursos a los gobiernos y otros actores locales o comunitarios.

Los Objetivos y Metas no deben ser solo de aplicación universal, sino también universalmente comprometidos. La universalidad debe abarcar igualmente el objetivo de los medios de aplicación (Mol), se necesita un debate más abierto sobre los Mol. Importa mucho que quede claro que una alianza mundial, en la que todos los actores tienen responsabilidad, es fundamental para el éxito del marco y su aplicación.

En el marco del núcleo de la paz, seguridad y gobernabilidad, no olvidar que el 75% de los conflictos en el mundo hoy tienen su origen en las pugnas por los recursos naturales y los territorios afectados por los grandes proyectos; es decir, no siempre son atribuibles a la falta de democracia, de liderazgo o de gobernanza. Un enfoque equivocado pueda causar mayor distanciamiento entre los países y desvirtuar o anular las acciones de alianza para el desarrollo.

ADOC-México
Plataforma de la Mesa de Articulación de Asociaciones Nacionales
y Redes de ONG de América Latina y el Caribe
ALOP
The Reality of Aid
An Independent Rewiew of Poverty Reduction and Development Assistance
(Elaborado para el Informe RoA-2014 en proceso de edición)

1 Este artículo se elaboró para el Informe de Realidad de la Ayuda (RoA) 2014, en proceso de edición.
2 Alicia Barcena llama a universalizar la agenda de desarrollo post 2015, Nueva York, 3 de julio, 2014
3 Solo cinco países de los 33 conforma la Región -ALyC- no están en la categoría de ingresos medios.
4 Más allá de 2015 y la reacción a las recomendaciones sobre Proyecto Cero de la OWG en ODS, Junio 2014, presentada en Nueva York por Alessandra Nilo

 

 

Bibliografía
-CEPAL llama a renovar lazos entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe: Durante eventos en París; CEPAL, comunicado de prensa, 1 de Julio, 2014
-Comisiones regionales de las Naciones Unidas reafirman compromiso de apoyar a sus Estados miembros en el proceso de desarrollo post-2015, CEPAL, comunicado de prensa, 19 de Marzo, 2014
-La CEPAL propone pactos para la igualdad y el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe, CEPAL, comunicado de prensa, 5 de Mayo, 2014
-La desigualdad es un desafío Fontal a la democracia: La Desigualdad ayer y hoy; Rolando Cordera, XIII Cátedra Raúl Prebisch; CEPAL, comunicado de prensa, 29 de Abril, 2014
-La Nueva Alianza Global: Erradicar la Pobreza y Transformar las Economías a Través del Desarrollo Sostenible; Informe del Panel de Alto Nivel para la Agenda de Desarrollo Posterior a 2015, Comentado por Laura Becerra Pozos, México, 26 de Junio, 2013
-Las Acciones que necesitamos para el futuro que queremos; carta al Secretario General de las Naciones Unidas; Alessandra Nilo, Gestos-Hiv, Comunicación y Género, Nueva York, Abril, 2014
Los Objetivos de Desarrollo del Milenio en México, INFORME DE AVANCES 2013, Estados Unidos Mexicanos, Gobierno de la República, México, 2014
-Más allá de 2015 y la reacción a las recomendaciones sobre Proyecto Cero de la OWG en ODS; Leo Williams, Coordinador Internacional, Más Allá Campaña Beyond2015, Junio, 2014
-México y los ODM: http://www.mx.undp.org/content/mexico/es/home/mdgoverview/
-“Localizando la Agenda Post 2015”; Consulta del PNUD en el Foro Político sobre el Desarrollo América Latina; Lima, Perú, Junio de 2014
-Respuesta de CCONG, Plataforma de OSC de Colombia y ADOC Plataforma de México, integrantes de la Mesa de Articulación, Campaña Beyond 2015, al documento de consulta: Localización de la Agenda de Desarrollo Post 2015, del PNUD. Lima, Perú, Junio 2014
Una historia de dos alianzas; Tensiones y complementariedades de dos procesos globales de desarrollo; Centro Europeo de Pensamiento Estratégico Internacional (CEPEI), Colombia, 2014
-La región que pulsó el botón de silencio, ¿A quién le importa la eficacia de la cooperación en América Latina y el Caribe? CEPEI, Colombia, 2014
-Universalizar la Agenda de Desarrollo Post-2015, llamado de la CEPAL, Alicia Barcena, en Nueva York; comunicado de prensa, 3 de julio, 2014